slide

Trastornos venosos

 

Los Trastornos venosos incluyen problemas crónicos y agudos. Cubren una amplia gama de síntomas desde coágulos de sangre graves hasta defectos cosméticos que se encuentran en la mayoría de la población. Estos trastornos venosos crónicos son muy frecuentes, afectan al menos a 20% de toda la población adulta y más del 50% de las mujeres de más de 60 años de edad.

Las piernas se componen de una red de venas. Las piernas sanas tienen venas que contienen válvulas que se abren y cierran para ayudar al retorno de la sangre de vuelta al corazón. La enfermedad de reflujo venoso se desarrolla cuando las válvulas que mantienen el flujo sanguíneo de las piernas y de vuelta al corazón se dañan o enferman. Esto puede causar que la sangre se acumule en las piernas y dar lugar a síntomas tales como dolor, hinchazón, piernas hinchadas, pesadez en las piernas, fatiga, cambios en la piel, úlceras en la piel y venas varicosas.

Hechos y cifras sobre el reflujo venoso y várices

                        Hombres                        Mujeres
       Edad 20-29, 1% tienen varicosas      Edad 20-29, 10% tienen varicosas
       Edad 30-39, 15% tienen varicosas      Edad 30-39, 25% tienen varicosas
       Edad 40-49, 25% tienen varicosas      Edad 40-49, 45% tienen varicosas
       Edad 60-69, 45% tienen varicosas      Edad 60-69, 75% tienen varicosas
  • El papel de los factores genéticos de riesgo de padecer venas varicosas y arañas vasculares no se conoce. Sin embargo, la herencia juega un papel en el desarrollo o la susceptibilidad para el desarrollo de la enfermedad de reflujo venoso.

  • Es de destacar que cuando una persona tiene enfermedad de reflujo venoso, la probabilidad de que su hermano gemelo padezca dicha enfermedad es superior al 75%.
  • La probabilidad de que un hombre tenga un familiar con una vena varicosa es de aproximadamente 20%. La probabilidad de una paciente de tener un familiar con venas varicosas es del 45%.
  • A la edad de 60 años, el 45% de los hombres experimentan abultamientos y venas varicosas, muchos de ellos esperan demasiado tiempo antes de recibir tratamiento.
  • Las venas varicosas y arañas vasculares pueden ser síntomas de enfermedad vascular. La tasa de mortalidad debido a la enfermedad vascular es casi igual a las enfermedades del corazón y más alto que el cáncer.
  • Los pacientes con problemas venosos de forma proactiva, sobre todo al alcanzar los 55 años de edad, deben hacerse una revisión de sus condiciones vasculares, así como cualquier persona con diabetes, presión arterial alta, colesterol alto o antecedentes familiares de problemas de ateroma y circulatorios.